viernes, 22 de junio de 2012

Esencia de mujer

 Dibujo de Anxo Rodríguez Paz.

¿A qué huele la derrota? En las trincheras republicanas huele a Myrurgia. Quienes sigan este blog sabrán que ésta era la marca de la pasta de dientes que llevaba Charlie en la última trinchera del Ebro, el día que murió.

Al reconstruir los objetos de cristal aparecidos en la posición republicana de Alto del Molino (Guadalajara) nos hemos vuelto a encontrar con Myrurgia. Entre los numerosos fragmentos de botellas y medicinas aparecieron dos que se corresponden con perfumes. El de mayores dimensiones es de fabricante desconocido. El más pequeño tiene un delicado diseño modernista y, aunque no hemos descubierto qué perfume en concreto contenía, sí sabemos que lo fabricó Myrurgia, porque las letras aparecen en relieve en la base. En aquella época las esencias de esta casa tenían nombre exóticos (Hindustán, Maderas de Oriente) o castizos (Goyesca, Maja, Suspiro de Granada).

El frasco de mayores dimensiones puede ser de colonia o loción, para hombre o mujer. Es difícil imaginarse a un rudo miliciano con sarna y piojos rociándose el cuerpo con Embrujo de Sevilla, aunque seguramente cualquier procedimiento era válido para atenuar la peste de las trincheras. El frasco más pequeño es, también, el más enigmático: por su diminuto tamaño no es razonable pensar que se utilizará de forma habitual y en este caso sí parece claro que se trata de una fragancia femenina. Es tentador deducir que se trata del recuerdo de una novia, amante o esposa. Porque, como señalamos en otra entrada, el olor es el más evocador de los sentidos.

Mientras el fuego de artillería bate la posición de la 138 Brigada Mixta, un soldado escondido en el refugio abre un minúsculo bote de perfume. El olor de su hogar se sobrepone al de la pólvora y la basura. Durante unos instantes está de nuevo con su mujer, muy lejos del frente.


Olvidado en el suelo de una trinchera, del frasco de Myrurgia emana hoy el olor de la derrota.

3 comentarios:

falqui dijo...

Interesante. Pero quizás habría que pensar en otras opciones, aunque el frasquito es muy de perfume de mujer...
En la obra del penal de Bustarviejo ha aparecido un frasquito de la casa Carasa, de Rentería. Está asociado al baño de la Policía Armada (haré una entrada al respecto). Indagando por el interné resulta que esta marca fabricaba productos de peluquería. Por lo que parece, Myrurgia también, sobre todo en lo relacionado con el afeitado masculino. No hay que olvidar que en el Alto del Molino aparecieron restos de dos cuchillas de afeitar. Quizás los frascos estén más relacionados con la higiene masculina que con las fragancias para mujeres. Definitivamente hay que empezar a hacer tipologías de cultura material moderna.

AGR dijo...

Estuve mirando frascos de loción Myrurgia, pero son todos más grandes y sin decoración: el diseño no parece muy masculino, la verdad. El grande si puede ser de alguna colonia de hombre o producto para el afeitado.

El Ayán dijo...

A modo de anécdota, una pariente mía beata, emigrante en Barcelona desde los años 30, empleaba hasta que se murió "Maderas de Oriente" y ese aroma es realmente inconfundible.