lunes, 11 de marzo de 2013

La Enciclopedia de los Muertos



La filóloga Aleida Assmann habla en su libro Memoria cultural y civilización occidental del cuento del escritor serbo-húngaro Danilo Kish "La Enciclopedia de los Muertos".

Frente a las enciclopedias de los vivos, la que imagina Kish está dedicada a la dimensión olvidada de lo que ha sido. En su cuento describe una biblioteca cuyos volúmenes polvorientos, la Enciclopedia de los Muertos, están dedicados exclusivamente a lo que ha quedado excluído del recuerdo cultural por ser insignificante. Su propósito es registrar todo lo que queda fuera del terreno del archivo convencional -lo que no tiene nombre, lo invisible, lo insignificante, lo efímero. Se trata de la tarea utópica de documentar toda la vida y la vida de todos: mientras la Historia solo puede preservar los nombres de unos pocos, en la Enciclopedia de los Muertos la existencia de aquellos que enseguida quedan relegados al olvido aparece documentada en todo detalle. Porque la Enciclopedia -como el registro arqueológico- es la suma de todos los destinos humanos, de todos los hechos, de todas las acciones y pensamientos.

Los Maestros de la Enciclopedia consideran que lo que deja de recordarse es como si nunca hubiera existido: la caída en el anonimato extingue la vida una segunda vez, como si se hubiera vivido para nada. Los Maestros luchan contra esta amnesia. Para quien busca a un ser querido en la biblioteca, ellos dan prueba, con su trabajo, de que "su vida no ha sido en vano, que hay todavía gente en la tierra que recuerda y da valor a cada vida, cada aflicción, cada existencia humana".

Como los Maestros de la Enciclopedia de los Muertos, familiares, miembros de asociaciones, voluntarios, antropólogos y arqueólogos han trabajado desde hace más de una década en España para documentar vidas condenadas injustamente al olvido. Y lo han hecho recuperando lo invisible, lo innombrable y lo insignificante: huesos, casquillos, botones, palabras, cartas escondidas. 

Estos días acabamos de escribir un nuevo capítulo de la Enciclopedia de los Muertos: un capítulo que habla de la existencia de 22 personas asesinadas en Castuera tras la Guerra Civil y que pronto será accesible desde este blog. Como tantos otros capítulos de la Enciclopedia, el nuestro es un inventario de huesos, zapatos, heridas, balas, plumas, botones, hebillas, lápices, gafas, monedas y anillos. Porque, como escribe Danilo Kish, "no hay nada insignificante en una vida humana".