viernes, 19 de diciembre de 2008

Latas

Los descubrimientos no se hacen sólo en el campo, también en el laboratorio. Comenzamos ahora la ingrata labor de limpiar, siglar y catalogar los objetos recuperados en la excavación. Esto nos permite, a veces, advertir detalles que nos habían pasado desapercibidos en el momento del hallazgo. Por ejemplo, en la lata que aparece en la primera imagen y que localizamos en el Abrigo 1 se pueden identificar restos de letras estampadas. Concretamente se lee: ".... de sardinas". Las sardinas en lata fueron uno de los alimentos básicos de los soldados de ambos bandos durante la guerra. En la siguiente imagen tenemos una lata procedente del Abrigo 3 a la que se practicó un agujero en el lateral para extraer líquido. Finalmente, la tercera fotografía se corresponde con un artefacto no identificado. Parece una lata pero es poco profundo. Semeja una especie de escudilla metálica. Lo encontramos justo encima de la hoguera excavada en el Abrigo 3, como si se hubiera empleado para cocinar o calentar alimentos. Se admiten interpretaciones.

1 comentario:

Ismael dijo...

Con respecto a la segunda imagen, cuentan los veteranos que se solían perforar varias latas con un punzón y las anudaban con una cuerda formando un grupo (de la misma manera que las latas que se anudan en la trasera de los vehículos de los recién casados) y las colgaban de las alambradas.

Como os podréis imaginar, nuestras amigas las latas cumplían también una impagable función de sonoros centinelas, sobre todo de noche, avisando con su golpeteo del movimiento del enemigo. Así se comprende que aparezcan con mucha frecuencia, no solo en trincheras y abrigos, sino en todo el campo de batalla.