martes, 1 de agosto de 2017

Hallazgos de fin de campaña

No falla. Al final de la excavación aparecen las cosas más interesantes. Hace unos días comenzó a salir a la luz una estructura de ladrillo hueco entre la cantina y el lavadero del Asilo. No le dimos mayor importancia: parece una obra chapucera del período bélico, quizá para conectar ambos edificios. El problema es que hoy el muro de ladrillo ha continuado bajando y bajando. Llevamos ya más de un metro y medio de profundidad y no parece que vayamos a llegar al fondo pronto.

Es un refugio de tropa. Entero, muy bien conservado. Solo le falta la techumbre, que era de uralita cubierta de tierra y escombro. Los soldados lo excavaron en el espacio entre edificios y revistieron las paredes de tierra con ladrillo. El muro es de una cutrez increíble. Cualquier albañil se echaría las manos a la cabeza. En cualquier caso, salvo que se produzca un milagro, no llegaremos a ver el suelo durante esta campaña, porque nos quedan muchos metros cúbicos de tierra que retirar y solo un día de trabajo. 

Es una pena, porque los hallazgos efectuados hasta ahora en el relleno son de lo más interesante: una mezcla de restos de la guerra y de la época del asilo.

Al Asilo de Santa Cristina pertenece sin duda esta tacita con motivos infantiles: unos niños sonrosados y bien vestidos que debían de diferir considerablemente de los huérfanos y "golfos" (según término de la época) que estaban aquí internados. También a esta época pertenecen numerosos restos de vajilla fina (platos, tazas) y cristalería, seguramente donados por las familias ricas que patrocinaban la institución. 

Algunos materiales parecen relativamente recientes dentro de la vida del asilo, como la taza de café de la imagen superior. Pero también aparecen platos con motivos estampados de estilo inglés característicos de mediados del siglo XIX. Es posible que las buenas familias aprovechasen las obras de caridad para desembarazarse de la vajilla del abuela. Algo parecido a lo que hicieron los soviéticos con sus arsenales en 1936. Es curioso pensar en las muchas vidas de esta vajilla: después de haber sido usada por familias burguesas a fines del siglo XIX y niños desamparados a principios del XX, acabó sirviendo rancho legionario durante la Guerra Civil. Y en breve estará en un museo.

Los restos de la guerra comprenden elementos de munición, alambre de espino, miles de fragmentos de botellas de bebidas alcohólicas, botones, restos de trinchas y calzado. El elemento más peculiar es un casquillo de 7 mm envuelto en un trozo de papel de periódico en el que todavía se pueden leer algunas palabras: "...asiste a todos...". 

Mañana todavía seguiremos excavando y llevándonos alguna sorpresa, pero para saber como acaba esta historia tendréis que esperar al año que viene...

4 comentarios:

Carlos san roman ramos dijo...

El trozo con dibujos de niños es un azulejo. Mi abuela tenía los mismos en la cocina de su casa

Mar Sanchez dijo...

Pues seguiremos vuestros progresos. Ánimo!

David Deschamps dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Deschamps dijo...

Magnífico trabajo. Muchas gracias a estos estupendos arquólogos/as que con escasos medios y muchísimo trabajo contribuyen a desenterrar la historia reciente de nuestro país tan tergiversada. Hasta el año que viene.