lunes, 23 de octubre de 2017

Horizonte Ryalcao

  
Dos joyas del diseño contemporáneo.

La semana pasada comenzamos a excavar un fortín del ejército franquista situado al noreste del término municipal de Brunete (Madrid). Los comienzos de la arqueología de la Guerra Civil son siempre duros. La última ocupación de los yacimientos suele estar compuesta por densas acumulaciones de materiales detríticos actuales en posición secundaria -o sea, mierda. 

Pero como arqueólogos contemporáneos que somos, nunca podemos dejar de realizar algún comentario sobre la extraordinaria riqueza material que nos encontramos. En este caso la riqueza es realmente extraordinaria, porque el fortín en cuestión fue usado como vertedero ilegal durante años. Los materiales que documentamos e pueden repartir en cuatro apartados: lúdico-festivo, doméstico, automoción y mundo ñapas. 

Al mundo ñapas pertenecen latas de pintura, rodillos y restos constructivos (cemento, contrachapado, cubiertas de fibra). Al apartado de automoción una significativa variedad de objetos que incluyen latas de aceite y baterías. Los vestigios domésticos están bien representados por alguna maceta, latas de aceite familiares y bastante vajilla, por lo general de una estética pavorosa. Finalmente, el apartado lúdico es quizá el mejor representado. Se trata de docenas de botellas, algunas de ellas depositadas dentro de bolsas de plástico, que en su momento contuvieron vino, cerveza y champán. 

Bolsa de plástico llena de botellas de vidrio

También aparecen botellas de refresco de dos litros. Las de champán son particularmente abundantes y nos llevan directamente al período navideño. Nos podréis decir que esto es sobreinterpretar, pero otros datos corroboran la hipótesis: se trata de envoltorios de turrón, que aparecen cerca de las botellas. Otros elementos lúdico-festivos son varios sobres de snacks. 

Los depósitos documentados hasta la fecha fueron realizados claramente en distintos momentos, pero aparentemente no muy alejados en el tiempo, dada la homogeneidad de materiales. La datación viene dada por dos artefactos con evidencia epigráfica: un tetrabrik de 20 cl de una bebida de cacao y un bote de ketchup. 

El primero es de un producto conocido como Ryalcao, totalmente exótico para un servidor pero por lo visto muy popular en el Madrid de los años 80. Lo producía una fábrica madrileña, de hecho, pero la empresa era colombiana. Cerró en 1995 y en ello tuvieron mucho que ver los aranceles impuestos por la Unión Europea. No nos hace falta el dato, en cualquier caso, porque la fecha de caducidad de nuestro Ryalcao es 1993. 

Por lo que se refiere al ketchup, se trata de la marca Uncle Williams que reproduce en sus contenedores la forma de un barril. Es lo que se llama un diseño de mierda y no lo decimos nosotros. La marca pertenece a la estadounidense Heinz, fundada en 1869. No sabemos cuál ha sido la fortuna del barrilete ni tampoco importa, porque también este contenedor tiene fecha de caducidad: 1991. Dado que normalmente las cosas se consumen antes de que caduquen, podemos datar los depósitos detríticos que estamos excavando con bastante probabilidad entre 1990 y 1992.

Esta fecha no carece de sentido. La producción de basura en España prácticamente se duplicó en década y media a partir de 1990: creció un 96% entre ese año y 2007. El crecimiento se atribuye al aumento de la población, el poder adquisitivo y el turismo. Pero vertederos ilegales como el que estamos excavando apuntan a otra posibilidad. 

Quizá el incremento exponencial se debe a que a partir de 1990 crece el control sobre la gestión de los residuos y por lo tanto resulta más fácil cuantificar la basura que se está produciendo realmente. En nuestra experiencia como arqueólogos, de hecho, podemos decir que la mayor parte de la basura reciente de los yacimientos se puede datar entre los años 70 e inicios de los 90. 

El estudio de los vertederos ilegales, aunque no parezca muy apasionante (y la verdad es que es bastante asqueroso), en realidad podría servir para comprender mejor la evolución del consumo y la producción de residuos en España antes de los años 90. En Estados Unidos ya se ha hecho.

En todo caso, dado que nuestro interés por este tipo de depósitos tiene su límite, en breve traeremos la retroexcavadora para agilizar el trabajo y acercarnos más rápido a la Guerra Civil. Pero si durante el trabajo aparece algún tesoro más, no os preocupéis que os lo haremos saber.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha encantado la entrada. Divertida y pedagógica.
Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Enhorabuena. Estáis haciendo un gran trabajo!