sábado, 21 de abril de 2012

Los grafitos del penal de Bustarviejo


Quedaba pendiente hablar del Módulo 1 del proyecto de rehabilitación del penal franquista de Bustarviejo. Se encuentra entre el arco de acceso al complejo penal y las dependencias de la Policía Armada, con las que está comunicado por una puerta interior. En una entrada anterior apuntaba la escasa información que aportaba el espacio, sin ningún tipo de elemento constructivo u objeto que indicara su función. Pero una vez terminada la limpieza de la habitación y tras un examen más exhaustivo empezaron a salir a la luz algunos signos de su posible uso.
 
Durante la guerra civil la mayoría de los grafitos aparecidos en los frentes de guerra tenían un carácter político, propagandístico o, exclusivo del bando franquista, de ensalzamiento del líder. Al terminar la guerra este sentido se perdió pero no así la costumbre de escribir en las paredes. Entre 1944 y 1952, en el Módulo 1  tres personas dejaron su firma junto a la puerta, pero sólo en dos de ellas se leen medianamente los nombres “Fausto” y “Pedro Muñoz”. Junto a ellas se encuentra un listado: “Partida 2 litros (tachado) – Tablada 1 litro – Demetrio  ¾ litro – Cabo 1 litro (tachado)…”. La lista continúa pero es ilegible. Su contenido es muy significativo sobre todo porque, según muchos informantes, en el penal había un economato donde los trabajadores presos y libres recogían sus asignaciones en alimentos y compraban algunos productos. Quizás este pequeño inventario recoja un pedido de aceite (o vino). Sería posible, por lo tanto, que la tienda se encontrara en este espacio.


El último grafito podría corroborar la hipótesis de que el economato estuviese en este módulo, ya que parece que reproduce una placa que podrían llevar las cajas con los alimentos. En él se puede ver la leyenda “DESTACAMENTO DE BUSTARVIEJO”.


Hasta ahora había dudas de la localización del establecimiento, por lo que se desprendía de las entrevistas. Estos hallazgos parecen ayudarnos a esclarecer el misterio.