domingo, 19 de junio de 2016

La IIº Agrupación del Ejército Guerrillero




 
Actualmente contamos con monografías dedicadas a las diferentes agrupaciones de la guerrilla antifranquista en Galicia, así como con testimonios de algunos de los guerrilleros supervivientes. Todo este material historiográfico va conformando la historia política y militar del movimiento guerrillero. Para el caso que nos ocupa, falta todavía una investigación detallada de la denominada IIª Agrupación del Ejército Guerrillero, grupo armado que actuó en la zona que nos interesa desde su creación en marzo de 1945. En octubre de 1947 tuvo lugar precisamente aquí el congreso de Chavaga en el que se reunió una parte importante de los guerrilleros de Galicia-León, como ha escrito unos de sus protagonistas, el guerrillero berciano Quico.

Este congreso de Chavaga dio lugar a la consolidación de la IIª Agrupación del Ejército Guerrillero de Galicia-León, bajo la total dirección del PCE, con una zona de maniobra por las provincias de Lugo, Ourense, y las comarcas de La Cabrera y El Bierzo. Esta IIª Agrupación había nacido oficialmente tras el fracaso del 2º congreso de reunificación de Casaio en julio de 1946, separándose oficialmente el 10 de agosto de 1946. Con Samuel Mayo como jefe militar y Benigno Fraga como responsable político, su objetivo era enlazar con los guerrilleros de la IIIª Agrupación que actuaban en el S y SW de Lugo y con los guerrilleros comunistas que se habían establecido en Quiroga y Castro Caldelas tomando la denominación de Santiago Carrillo tras su separación de la Federación.
 
 
Tres combates durante el año 1949 desmantelaron esta IIª Agrupación: Ocero (24 de febrero), Villasinde (17 de marzo) y Repil (Chavaga, 20 de abril). La batalla de Repil supuso el inicio del fin de la guerrilla en Galicia, de ahí que sea mencionada como un hito en la historiografía sobre el fenómeno guerrillero (Heine 1982: 214-6; Serrano 1988: 290-3; testimonio de Manuel Zapico en Álvarez 1991: 69-72; Odilo Fernández en Álvarez 1991: 153-4; Mario de Langullo en Téllez 2001: 131-4; Reigosa 2003: 70-1, 106-7; Martínez López 2006: 85-6).
 
 
De acuerdo con los datos aportados por todos estos autores, la batalla de Repil fue una consecuencia de las delaciones que siguieron a las caídas precedentes, lo que permitió a la Guardia Civil localizar dos casas en Chavaga, en Repil (casa do Facha) y O Pericallo con enlaces que servían de apoyo desde hacía años a la guerrilla y en las que se encontraba la práctica totalidad del destacamento Santiago Carrillo, que acogía a antiguos componentes de la Federación, con gran experiencia y formación político-militar, como Guillermo Morán, Julián Acebo Alberca O Guardiña, Evaristo González Pérez Rocesvinto, a los que se sumaban Fermín Gutiérrez Lada Segura, Gregorio Colmenero Fernández O Porreto y Saúl Mayo Méndez.