domingo, 26 de enero de 2014

El número 4.628

Trinchera musealizada en el escenario de la batalla de las Intxortas (1937).


Llegué hoy a la estación de tren de Gasteiz deslizando los dedos por la última página del nuevo libro-cómic de Paco Roca: Los surcos del azar. Con su maestría habitual, el autor se hace eco en esta ocasión de la historia rocambolesca de los combatientes republicanos antifascistas españoles de La Nueve de Leclerc. El protagonista es un anciano nonagenario residente en Francia que ocultó toda su vida su pasado de combatiente.

Monumento a los combatientes republicanos en la batalla de Las Intxortas.

Hoy los periódicos vascos se hacen eco de la muerte de otro de estos héroes republicanos, el vizcaíno Marcelino Bilbao (Alonsotegui, 1920-Poitiers, 2014). Con apenas diecisés años se integró en un batallón de la CNT con el que participó en la batalla de Villarreal en la ofensiva republicana que intentaba recuperar la ciudad de Vitoria, en manos de los sublevados. Durante el conflicto alcanzó el grado de teniente y a diferencia de otros gudaris siguió batallando por la República, en Teruel y el Ebro, en donde le condecoraron con la Medalla al Valor. El 9 de febrero cruzó la frontera a Francia por La Jonquera, y comezó un nuevo calvario para él. Tras pasar por varios centros de internamiento fue capturado por los nazis que lo enviaron a Mauthausen, donde fue inscrito con el numero 4.628. Allí sufrió los experimentos médicos del Doctor Muerte. Aribert Heim le inoculó durante seis semanas benceno cerca del corazón. Sobrevivió, lo mismo que sobrevivió su lealtad a la República y al Athletic de Bilbao.

Cuando estos testigos y héroes fallecen (últimos testimonios de la barbarie fascista), la Arqueología del Pasado Reciente se presenta como un arma científica de primera magnitud para suplir ese vacío y combatir los discursos revisionistas. Porque gente como Marcelino, además de combatir por la República y la democracia, combatió por la Historia.

En los próximos meses nos adentraremos en el frente de guerra en Euskadi, para conocer las memorias y materialidades generadas por gente como Marcelino Bilbao.

Cartel al pie del monumento en homenaje a los combatientes; anarquistas, comunistas, nacionalistas vascos y republicanos,