sábado, 6 de octubre de 2012

De chatarra a Patrimonio


En los últimos días una parte de nuestro equipo ha llevado a cabo un silencioso pero fundamental trabajo de sistematización de los restos materiales exhumados durante la presente campaña en el término municipal de Abánades. En la fotografía de arriba podéis ver un detalle del interior del Centro de Mayores del pueblo, reconvertido en Laboratorio de Arqueología y ocupado ahora por balas, casquillos, metralla, proyectiles y objetos personales que nos remiten a la primavera de 1938. En la inmediata postguerra muchos habitantes de las zonas rurales ubicadas en el frente, como esta de la Alcarria, se dedicaron a  la recogida sistemática de esta chatarra bélica. A diferencia de aquella época, se ha dado en los últimos años un proceso de patrimonialización de una chatarra que se ha convertido en cultura material, en objeto de investigación científica y en Patrimonio de todos. A primera hora de la mañana hemos seleccionado un conjunto significativo de estos materiales para ilustrar una exposición en el Museo local con la que dimos inicio a las IIIª Jornadas de puertas abiertas. Una iniciativa con la que se pretende hacer público un Patrimonio olvidado (como la batalla del Alto Tajuña) que duerme en vallejos, parideras, trincheras, fortines colmatados y campos de girasol.
Esta exhibición sirvió de marco explicativo a la conferencia impartida por Alfredo González Ruibal para mostrar los resultados del proyecto de este año. Justo antes de empezar, tras el megáfono móvil anunciando la calidad de los melocotones de Murcia (los amarillos, los ricos de verdad), el público pudo escuchar de manera nítida el reclamo de la furgoneta que circulaba por el pueblo solicitando la compra de chatarra. Como demuestra constantemente la Arqueología, los tiempos – los espacios y las personas- cambian.
A lo largo de este mes hemos sido chatarreros de la Memoria alcarreña.
 


No hay comentarios: