lunes, 8 de octubre de 2012

Hay cantera


Ayer fue un día muy emotivo en el Alto de la Casilla, Abánades. La afluencia de público en las Jornadas de Puertas Abiertas desbordó todas las expectativas de la organización y llenó de vida un paraje solitario en el que duermen las trincheras de la guerra civil entre corzos, ovejas y jabalíes. Parte de nuestro equipo se dedicó toda la mañana a organizar un taller de Arqueología de campo para los niños y niñas que se acercaron con sus padres a nuestras excavaciones. Estos aprendices de arqueólogos acabaron de excavar un refugio franquista tomado por los republicanos en la ofensiva de fines de marzo y comienzos de abril de 1938.