miércoles, 7 de marzo de 2012

Operación Boina

Manual de operaciones del ejército franquista.

La Guerra Civil Española dio algunos de los más extraordinarios líderes militares de la Historia, comandantes que se codean con Alejandro Magno, Napoleón y Rommel. Una de esas luminarias del arte de la guerra es la que ideó la que llamaremos Operación Boina y que sólo podemos calificar de genial. Este Odiseo de la Alcarria decidió encargar 2.000 boinas rojas para distribuir en el frente y despistar al enemigo. Brillante.


"El objeto es desconcertar al enemigo haciéndole adquirir falsa idea de envío de Unidades de las Brigadas de Navarra a estos frentes. Le encarezco el mayor secreto y diligencia para que el cambio de cubrecabezas se haga sin que el enemigo se entere de la estratagema". A parte de hacer a sus soldados visibles a kilómetros, no está claro que los estrategas franquistas consiguieran ningún resultado reseñable.

Ya puestos a dar miedo, podían haber repartido cascos vikingos con cuernos.

___________

El documento lo descubrió Julián Dueñas y la idea de la entrada es de Ismael Gallego.

7 comentarios:

Ismael dijo...

¿Es posible que cuando el maestro Gila, que vivió la guerra, hablaba del espía vestido de lagarterana no bromeara?

Ismael dijo...

¿Es posible que esa versatilidad para ser un día moro, otro carlista y otro legionario contribuyera al triunfo del ejercito sublevado?
¿Pudo ser la estrategia del recortable la que inspiro al caudillo de España para unificar a falangistas y requetés?

Hans dijo...

Hay muchos testimonios de ambos bandos de la impresión que causaba ver aparecer boinas rojas, en unos casos para impulsar una defensa que empezaba a flaquear "Cuando llego a ella quedo pasmado. Por la carretera que sube de San Rafael está llegando una larga columna de soldados que marcha a pié destacando las boinas rojas con que se cubren. ¡Son Requetés!
Mi alegría se desborda", como para saber que se iba a "líar parda", "En los últimos resplandores pudimos observar un detalle en la indumentaria de aquel soldado enemigo, héroe anónimo: su cabeza la cubría una boina roja. Las Divisiones Navarras enemigas estaban en acción"

Así que la idea no es tan descabellada.

Caraquemada dijo...

Pues estoy con Hans, además, en el documento se habla de engañar al enemigo, no de atemorizarle, y dada la fecha, con la ofensiva sobre Madrid que habría de penetrar por ese eje a punto de comenzar (sólo la ofensiva republicana sobre Teruel hizo cambiar los planes) el engañar al enemigo sobre la presencia de las brigadas navarras (auténticas fuerzas de choque)no es una idea peregrina. Serái interesante ver si en la documentación republicana del mismo periodo y sector, se hace alguna referencia a la presencia de requetés...

julian dijo...

Pues yo no estoy de acuerdo, para nada y creo que como estratagema era de "risa" porque con la cantidad de evadidos que había (en ambas direcciones)más los agentes en campo enemigo y los servicios de vigilanciá de vista, poco podía durar el engaño y lo de las (autenticas fuerzas de choque)creo que debido a las exaltaciones de los "cuenta cuentos franquistas"se les da hoy en día mucha más importancia, que la que en realidad tuvieron en plena GCE.
Julián

Hans dijo...

Si es de risa o no es opinión de cada uno, lo que yo digo es que tiene su lógica, si funcionó o no es otra historia. Mandar 2.000 boinas no suponía ningún problema y si con éso se consigue engañar al enemigo un par de días, pues eso que ganaban. Eso sí, negar el caracter de fuerzas de choque a las brigadas navarras y achacarlo a la idealogos del franquismo es conocer poco la actuación de estas unidades durante la guerra civil. Cito un párrafo del libro "Maniobra de una División" de Julián Henriquez Caubín, jefe de Estado Mayor de la 35º División República hablando sobre las brigadas navarras, por cierto libro escrito en el exilio en el año 43 gracias a la documentación que conservada de la división y en el que se omitieron los nombres de los oficiales para evitar represalias, así que no se le podrá acusar de franquista precisamente: "La documentación recogida a los cadáveres enemigos, confirmó la presencia de una División Navarra. La importancia de tal dato puede apreciarla el lector teniendo en cuenta que en el Ejercito enemigo, las tropas más selectas pro su combatividad y espíritu de sacrificio, lo constituían las Unidades nutridas con tropa del antiguo Reino de Navarra...Tales unidades sólo cubrían frentes pasivos eventualmente, cuando las necesidades de reorganización lo imponían. Pero siempre, su presencia era señalada como indicio cierto de acciones violentas enemigas, especialmente en operaciones de ruptura en que se requiere una tropa bien templada y dispuesta a los máximos sacrificios".

PEDRO Y RAMON dijo...

Yo veo claro que era una estrategia de distracción.habían pasado 7 meses desde la ofensiva del CTV sobre Guadalajara y supongo querrían simular la llegada de fuerzas de reemplazo para un nuevo asalto

http://guadalajara1936-39guerracivil.blogspot.com.es/