miércoles, 19 de marzo de 2014

Arqueología en guerra (II)


Una semana antes del golpe, Enrique Eguren y su hijo visitaron la excavación de la cueva en Urtiaga (Deva), 
11 de julio de 1936.

Día 22. También hoy han subido la carretera muchos coches (no tantos como ayer). Uno ha quedado a nuestra misma altura, un gudari ha disparado un tiro hacia el paraje de Usabiartza. Cuentan en Itziar que ayer murieron 15.000 hombres en Vitoria.

Día 23. Hoy a mediodía después de comer mientras estábamos en la entrada de la cueva hemos oído cañonazos, e intentado ver de donde procedían hemos subido a la ermita de Salbatore. Cuando estábamos casi arriba un auto se ha detenido en la carretera y de él ha bajado un gudari y apuntándome con su arma dice: "¿qué hace Ud. ahí?" Inmediatamente le contesto: "¿vamos a ver qué se puede observar desde la ermita". -"Bueno, bueno", dijo y se metió en el coche y se fue.

Día 24. Hoy es el último día de trabajo en la cueva. Ha llegado al caserío Usabiartza una mujer (viuda de Larrañaga) con su familia, huyendo de la guerra.

Día 25. A las cinco de la madrugada, un grupo de gudaris ha rodeado nuestro albergue, y luego ha registrado toda la casa pidiendo aclaraciones a cada huésped. Nos han dicho que están buscando a un joven de Apeitia o quizás de Azcoitia que es mando de los requetés. Venían a por el hombre de Azcoitia que hace diariamente su aparición en nuestro albergue; pero no estaba aquí. En lo que registraban el interior el médico eibarrés ha huido por la ventana; pero inútilmente; enseguida le han atrapado y también le han llevado a Deva. También se han llevado al hermano del profesor. Han registrado también la casa del organista; allí estaba escondido el jefe de los requetés de Azpeitia; pero n o le han atrapado. Con todas estas cosas la gente ha quedado un poco mustia en Itziar. Pero por la tarde se ha alegrado, al menos los jóvenes. Han estado bailando "agarrados".

Día 26, domingo. Hoy por la tarde hemos venido a Bilbao. En el ayuntamiento de Deva nos han dado el permiso necesario para ir y volver, esto es "salvoconducto". Esto es lo que dice tal permiso: "Frente popular de Guipúzcoa. Sección de Deva. Salvoconducto a favor de José Miguel Baradiaran para trasladarse a Bilbao. Objeto hacer escala para seguir continuando viaje y hacer entrega de los objetos arqueológicos de las excavaciones en el museo. El Delegado de Sevicio E. Antón. Deva 26 de julio. Un sello dice: Alcaldía de la N. y L. Villa de Deva. otro por su parte "Agrupación socialista-Deva (Guipúzcoa). En la estación de Bilbao hombres armados nos han pedido el permiso que llevamos t explicaciones y también nos han obligado a enseñarle nuestras maletas y las cosas que llevamos en los otros fardos. Cuando les hemos enseñado un cráneo que transportamos no lo quisieron tocar con sus manos. Nos hemos quedado alojados en la Fonda La Estrella.

Día 27: Por la mañana he estado en el Museo; luego en el palacio de la Diputación. También en Sabinetxea; allí me han concedido permiso para desplazarme por Vizcaya y también para usar armas.

Sin entrar por ahora en otras consideraciones, la experiencia berlanguiana de Barandiarán nos aporta un gran consejo a todos los arqueólogos y arqueólogas de este país: ¡Depositen los materiales arqueológicos de sus excavaciones en el Museo preceptivo aunque estalle una guera civil!