viernes, 28 de marzo de 2014

Arqueología en guerra (III)


 
Continuamos con el tragicómico y muy científico verano azul de Barandiarán en julio-agosto de 1936.
Día 28. He estado en el Museo. A mediodía han venido a comer a nuestro albergue ocho o diez chicos y hombres jóvenes; concretamente de Alegría de donde han huido por temor a los navarros. Me han dicho que ayer los navarros hicieron su aparición en los montes de los alrededores. Y estos hombres (tres del Frente popular y los otros nacionalistas) a falta de armas no tuvieron mas remedio que huir. Pero que hoy no se ha oído nada en Alegria, y que se vuelven a casa. Dicen que muchos sacerdotes de Navarra se han puesto al frente de los “requetés”; y que el párroco de Alegría huyó desde el comienzo de la guerra, del mismo modo que un tolosarra que era el responsable del Batzoki. Por la tarde he ido a Lekeitio con Josu Aldanondo, para sacar los planos de las cuevas del entorno.
Dia 29. Hemos ido a sacar el plano de Abittaa y las medidas de Gizaburuaga. Hemos comido en la taberna de Gizaburua. Se dice que por allí solía haber antiguamente lamias. Todavía hay allí la impronta del pie de una lamia encima de una grieta.
Día 31. Día de San Ignacio. Día triste en Guipúzcoa: hay guerra encarnizada en Beasain, Ordizia, lo alrededores de Tolosa, Rentería y Oyarzun. Nos han dicho que en Euskalerria no ha habido nunca tanta mortandad como la registrada estos días pasados en Beasain ¡Menudas imágenes del hombre nos ha traído esta guerra!
Día 1. Nos han dicho que en Hernani los rojos de Pasajes han quemado un convento de monjas. Por la mañana hemos ido al caserío Ayerdi de Berriatua en el auto de Amilla, porque el otro día en Gizaburuaga nos dijeron que en aquel entorno había una cueva grande. Pero en los alrededores de Ayerdi no hay tal cueva. Luego hemos ido a la cueva de Goiko-Lau. Mientras hemos comido en el caserío de Elexpuruerdikoa (sopa de ajo, dos huevos cada uno y leche) [...]
Día 3. He ido a Saturrarán. Los responsables de este seminario están muy asustados ccon lo sucesos  la guerra. Hay todavía aquí 39 estudiantes, casi todos alaveses. Hoy han partido algunos para Tolosa y Zumarraga. Los responsables que están aquí en Saturrarán están muy asustados: dicen que de vencer el Gobierno viene el Comunismo. [...]
Día 5. Desde hoy comienzo a revisar una de las cuevas de Jentiletxêta con la intención de recuperar restos prehistóricos. He subido a aquel sitio con tres chavalitos: Ayerbe, Abezia y Susaeta.
 
Entrada a la cueva de Jentiletxeta.
 
Día 6. También he subido a Jentiletxêta con cuatro chavales mientras estamos revisando allí la tierra escuchábamos el ruido de guerra que frecuentemente llegaba desde San Sebastián (al menos cañonazos) ¡menuda destrucción! Hoy han emitido por “Radio Vitoria” una declaración del señor Obispo. Según él, debemos rezar a Dios a favor de la paz, y no juntarnos con socialistas y Comunistas (esto en contra de los nacionalistas). Han dicho por “Radio Castilla”: “Guipúzcoa y Vizcaya, uníos con nosotros, no despreciéis nuestras intenciones; de otro modo cuando nosotros ganemos no tendréis Concierto económico ni ningún otro elemento de Fueros parecido.
Día 7. Por la tarde he estado en Jentiletxêta. También hoy hemos oído frecuentemente los cañonazos del fuerte de San Marcos mientras trabajábamos [...]
Día 8. Por la tarde hemos estado en Jentiletxêta. Hoy también, mientras recogíamos huesos y útiles de los gentiles, hemos escuchado cañonazos del fuerte de San Marcos, no tantos como ayer sin embargo. [...]
Día 12.[...] Nos dicen que los partidarios del Gobierno no tienen nada bueno, ni siquiera armas adecuadas y que por ese motivo han perdido Tolosa. Que además algunos mandatarios se han pasado al otro lado. Se oye todo tipo de opiniones. Por la tarde he estado en Jentiletxêta. Allí he tenido al renombrado levantador de piedras Aritzaga. También ha llevado a su casa dos dientes humanos, para enseñárselos a su padre, porque éste no cree que en Jentiletxêta haya vivido jamás nadie. Vive en el caserío Ziñua.
Díaa 13. Por la tarde hemos estado en Jentiletxêta investigando los restos primitivos del hombre del lugar. Mientras trabajábamos hemos escuchado frecuentes cañonazos procedentes de la zona de San Sebastián. Por encima de San Sebastián ha habido algunos aviadores militares hoy, que también han echado bombas. En la cueva nos han visitado dos hombres huyendo de la guerra.

Excavación arqueológica en la cueva deJentiletxeta en 1990 (M. Esteban y A. Armendáriz).