lunes, 17 de marzo de 2014

Un libro imprescindible: Arqueología de la Gran Guerra en Alsacia y Lorena


Se ha publicado recientemente un libro de enorme interés para cualquiera interesado en la arqueología de la guerra en el siglo XX: À l'Est du Nouveau! Archélogie de la Grande Guerre en Alsace et en Lorraine (B. Schnitzler y M. Landolt, eds.). Es el catálogo de una exposición que se celebra hasta el 31 de diciembre de 2014 en Estrasburgo. En ella se dan a conocer los resultados de años de excavaciones arqueológicas en las trincheras llevadas a cabo por el INRAP (Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas). Al contrario que en España, en Francia tienen la suerte de contar con una arqueología "pública, gratuita y de calidad" que hace posible iniciativas como esta.

El libro, extraordinariamente documentado y con un espectacular aparato gráfico, recorre los distintos aspectos de la guerra en las trincheras del frente occidental, desde los búnkeres hasta los enterramientos colectivos, pasando por la alimentación, la higiene, los pueblos destruidos, las defensas de alambre de espino, la construcción de trincheras, el tiempo libre y las diversas metodologías utilizadas para recuperar este patrimonio reciente. 

El registro arqueológico de la zona es la envidia de cualquier investigador. Los terrenos arcillosos y encharcados, que fueron el infierno para los combatientes, han permitido la conservación de gran cantidad de materia orgánica en excelente estado (madera, cuero y tela). Algunos de los hallazgos son similares a los de nuestras propias excavaciones en España: los mismos objetos, las mismas armas, las mismas estructuras. Nos recuerdan una vez más que si la Guerra Civil fue el prólogo de la Segunda Guerra Mundial, también fue el epílogo de la Primera. Entre los restos parecidos están los pequeños basureros de trinchera, idénticos al que localizamos en 2011 en Abánades.



Otros hallazgos, sin embargo, solo los hemos visto en sueños. Por ejemplo, este depósito de Stiehlhandgranate:



El trabajo de los arqueólogos franceses nos recuerda lo difícil que es la arqueología del pasado contemporáneo. No solo porque haya cosas que explotan, sino porque la cultura material es extremadamente variada. 

 Objetos de higiene encontrados en trincheras alemanas

El trabajo de identificación puede llegar a ser imposible, especialmente cuando un mismo objeto se utiliza para fines muy diversos. Por ejemplo, el tipo de contenedor de cerámica de la fotografía inferior se usó para transportar agua mineral (izquierda), licor (centro) y gas lacrimógeno (derecha).


Las investigaciones arqueológicas, de hecho, han servido entre otras cosas para comprender mejor la economía y logística de guerra. El frente de Alsacia generó unas necesidades tan grandes de avituallamiento de agua potable, que llevó al desarrollo de las industrias del agua mineral en Alemania.

En resumen, un gran ejemplo de investigación arqueológica de calidad, de difusión pública y, sobre todo, de apoyo de las instituciones a la arqueología en general y del pasado reciente en particular.