martes, 24 de junio de 2014

Estépar en la Memoria




El Monte de Estépar, ubicado a 21 km al oeste de la capital burgalesa, es uno de los parajes de la provincia de Burgos donde mayores atrocidades y crímenes perpetraron aquellos que apoyaron al llamado bando nacional, tras el fallido golpe de estado del 17 de julio de 1936 contra el gobierno legítimo de la II República. Desde finales del mes de julio hasta mediados de octubre, aquí se cometieron numerosísimas ejecuciones extrajudiciales. De hecho, se estima en no menos de 300 las personas que fueron asesinadas y clandestinamente enterradas en las fosas comunes preparadas a tal efecto. Todo lo cual le convierte al Monte de Estépar en el principal lugar de exterminio de la provincia de Burgos durante los años que duró la Guerra Civil, aun cuando esta formase parte, en su práctica totalidad, de la retaguardia franquista. De acuerdo con la documentación histórica, se sabe que todas estas víctimas eran civiles, en muchos casos, miembros de partidos políticos y organizaciones sindicales afines a la coalición de izquierdas del Frente Popular, y en otros tantos, sencillamente obreros, jornaleros, funcionarios, maestros, comerciantes y demás trabajadores que, de una u otra forma, habían simpatizado con la República. Todos ellos tenían también en común que habían sido detenidos ilegalmente durante los primeros días de la contienda y encarcelados en la Prisión Central de Burgos. De hecho, fueron 'sacados' de este presidio bajo el falso pretexto de ser puestos en libertad para ser entregados a piquetes de falangistas y requetés, quienes, junto a guardia civiles, les trasladarían hasta el Monte de Estépar, donde finalmente serían impunemente asesinados y arrojados a las fosas comunes. Por testimonios orales también se tiene constancia de que hubo 'paseados' de localidades próximas que igualmente fueron asesinados en este paraje. Unas y otras desapariciones resultaron ser los métodos represivos más brutales, sistemáticos y extendidos en aquel 'verano caliente' del 36.  La prueba de ello es que, lejos de tener escasa incidencia como cabría pensar de una provincia donde apenas hubo resistencia y quedó inmediatamente bajo el control de los golpistas –con la excepción de la zona más septentrional–, provocaron, sin embargo, un gran número de víctimas mortales entre aquellos burgaleses que fueron tachados denigratoriamente de 'rojos'. El resultado de todo ello es que las fosas comunes se extienden por toda la geografía burgalesa, siendo el Monte de Estépar el lugar más tétrico en este sentido por el gran número de víctimas que allí fueron sepultadas, a pesar de que no se sepa con exactitud ni el número preciso e identidad de todas ellas, como tampoco la localización exacta de las fosas que deben existir.
La Coordinadora por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos quiere, en atención a las demandas de los familiares de las víctimas que yacen en las fosas comunes ubicadas en el paraje del Monte de Estépar dentro del Término Municipal de Estépar en la provincia de Burgos, acometer la excavación de las mismas, para así poder cerrar las heridas que todavía hoy permanecen abiertas en muchos descendientes y, al mismo tiempo, devolver la dignidad a quienes fueron impunemente asesinados y su memoria silenciada. No en vano, son muchos los afectados que se han dirigido a este colectivo planteando interrogantes sobre el momento de excavación de estas fosas, unos por sospecha directa de contener los restos de sus allegados, otros precisamente por ignorar si éstos acabaron allí. Se hace preciso, por tanto, sellar este conflicto con la apertura, exhumación, estudio y entrega de los restos a las familias para que éstas puedan darles una sepultura digna. De manera que, por un lado, los restos mortales puedan ser acogidos, visitados y honrados en un cementerio siguiendo los rituales fúnebres que establece nuestra identidad cultural; y por otro, los descendientes puedan poner fin a un duelo postergado cerca de 80 años. Conviene subrayar que las expectativas de poder encontrar los restos de todas las víctimas son más bien escasas, dado que el paraje del Monte de Estépar ha sufrido a lo largo de las últimas décadas reiteradas agresiones como consecuencia, primero, de su utilización como cantera para extraer grava destinada a la construcción de la Autovía A-62 (Burgos-Valladolid) y, posteriormente, como vertedero ilegal de basuras y escombros, además de residuos orgánicos. Todo lo cual no ha hecho sino ocasionar continuas remociones del terreno, modificando así gran parte de la topografía original del monte, y con ello, alterando notablemente el paisaje y la percepción del mismo como Lugar de Memoria. Esta lamentable situación ha indignado profundamente a los familiares y afectados de la represión franquista que tienen a sus deudos en las fosas de este paraje. Una desazón que no hace sino sumarse al dolor por tener todavía, casi 80 años después, a sus familiares “tirados en el monte como si fueran alimañas”.De manera que resulta muy difícil, si no imposible, cifrar el número de restos que han sido arrasados y destruidos; o lo que es lo mismo, no sabemos cuántos se han podido salvar y, por tanto, cuántos se preservan aún en el subsuelo del Monte de Estépar. Cierto es, en todo caso, que los trabajos previos que hemos realizado en años anteriores, consistentes en una prospección geofísica con georadar y unos sondeos arqueológicos, nos han permitido verificar la existencia de varias fosas a la luz de los restos óseos humanos encontrados en ellas.
Ante la reiterada dejadez o, cuando no, oposición mostrada por las Administraciones Públicas, ya sea la del Gobierno del Estado como la Junta de Castilla y León, para hacerse cargo de las exhumaciones e identificación de los restos humanos que contienen las fosas comunes de la Guerra Civil o, cuando menos, para sufragar los costes de las mismas, el colectivo Espacio Tangente, junto con la Coordinadora por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos, han puesto en marcha una campaña de mecenazgo (crowdfunding) para poder cubrir los gastos de la excavación de las fosas comunes del Monte de Estépar. De manera que, a partir de la aportación de pequeñas ayudas económicas, se pueda alcanzar una cantidad mínima (14.000 €), para poder desarrollar dicha actuación. Esta cantidad cubre los gastos derivados de la estancia y manutención del Equipo Científico, así como la logística necesaria para realizar este tipo de intervención con las mayores garantías posibles. En ningún caso los especialistas y miembros del Equipo recibirán retribución alguna, al considerarse su trabajo como una colaboración voluntaria completamente desinteresada.Dicha intervención se iniciará el día 21 de julio de 2014 y la llevará a cabo un Equipo científico interdisciplinar formado por arqueólogos, antropólogos forenses, antropólogos sociales, historiadores, etc., bajo la dirección del arqueólogo Dr. Juan Montero Gutiérrez de la Coordinadora por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos, el antropólogo forense Dr. Francisco Etxeberría Gabilondo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y el antropólogo social Dr. Ignacio Fernández de Mata de la Universidad de Burgos. Todos ellos cuentan con una dilatada experiencia en la excavación de fosas comunes de la Guerra Civil y la identificación de restos humanos, así como en el estudio de las experiencias traumáticas que sufrieron tanto las víctimas de este conflicto como sus familiares a lo largo de la dictadura franquista.
En definitiva, a la vista de todo lo señalado, es nuestro deseo solicitar la inestimable colaboración de la ciudadanía como también de entidades públicas y privadas, para poder acometer este proyecto encaminado, no lo olvidemos, a la restitución de la verdad, la justicia y la reparación que son los tres derechos básicos que asisten a toda víctima.

Toda la información del proyecto se puede consultar en la siguiente dirección de internet: www.montedeestepar.org 

Mientras que los detalles para contribuir a la campaña de captación de fondos para realizar la exhumación se pueden ver en la siguiente dirección de internet: http://goteo.org/project/monte-de-estepar

Post by Juan Montero.