viernes, 3 de febrero de 2012

¡Cataluña ya es España!

En los últimos meses de la Guerra Civil, el ejército de Franco se dedicó a bombardear a las tropas republicanas con algo peor que la artillería: propaganda. En los pasquines que se lanzaban sobre las trincheras se informaba a los soldados de la caída de Cataluña y se les instaba a rendirse con el característico lenguaje imperial-casposo del nuevo régimen. La campaña desmoralizadora se dirigía sobre todo a aquellos frentes donde la presencia de soldados catalanas era elevada, de ahí que Julián Dueñas (al que agradecemos los documentos reproducidos en esta entrada) haya encontrado varios planfletos franquistas en el Archivo General Militar procedentes de Guadalajara.

Si alguno tiene dudas sobre el carácter fascista del primer franquismo, este tipo de documentos, desde luego, las despeja. Franco aparece como el sumo hacedor de las victorias, como si hubiera estado pegando tiros a pecho descubierto en primera línea. El caudillismo y el culto a la personalidad son dos de los elementos característicos de los totalitarismos de los años 30 y 40. En la propaganda de la época, Hitler, Mussolini, Stalin y Franco aparecen como supersoldados que guían a su pueblo al triunfo en los campos de batalla. Sólo en el caso del último fue finalmente cierto y solamente a costa de brutales batallas, como la del Ebro, donde miles de sus soldados perdieron la vida, a veces innecesariamente.


Pero realmente lo que más sorprende es la genialidad de quien diseñó los panfletos: leyendo estos sutiles mensajes de concordia entre nuestros pueblos, le entran a uno ganas de ser español. Yo la verdad es que ya empiezo a sentir palpitar las gloriosas Tradiciones de mi Patria...

6 comentarios:

Carlos Llanza dijo...

Pues hombre, yo creo que este tipo de panfletos hay que entenderlos en el contexto exaltado del momento, si buscas MUNDO OBRERO u otras publicaciones de la época afectas al Frente Popular encontrarás cosas similares de sentido inverso, incitaciones a la violencia (religiosa por ejemplo), loas al Camarada Stalin, etc.

AGR dijo...

Estoy de acuerdo en que para decir estupideces no hace falta ser franquista. Pero conviene tener en cuenta que estos pasquines reflejan la ideología oficial de un régimen, mientras que Mundo Obrero no es el órgano oficial de expresión de la República, sino del Partido Comunista.

Carlos Llanza dijo...

Del Partido Comunista, nada menos... que en el bando republicano hizo deshizo a su antojo...

Marín dijo...

Creo que deberíamos alejarnos de los análisis históricos equilibrados o simétricos, como si cada cosa que pasara en un bando tuviera su equivalente o reflejo exacto en el otro, porque no fue así, y si quisieramos hacerlo no habría que analizar Mundo Obrero sino los discursos oficiales del gobierno republicano, creo yo, que tampoco serían el reflejo de los franquistas, por otro lado.

El blog d'en Pere dijo...

Xoca el termini "redimir".

Me viene a la memoria el bombardeo sistemático de la aviación italiana y alemana sobre poblaciones catalans con muchas victimas civiles: Barcelona, la Garriga, Vic, etc.

La cuestión era castigar la población civil y desmoralizarla, para así tener una victoria más aplaudida y anhelada.

Catanyol dijo...

Pues como hicieron en madrid que la dejaron hecha un cristo con los bombardeos.