jueves, 9 de febrero de 2012

Nacionalcatolicismo



Mientras la prensa patriótica del reino de España se echa las manos a la cabeza por las mofas de unos guiñoles franceses, no ocurre lo mismo con el juicio al señor Garzón; durante esta pantomima la ciudadanía decente de este país tuvo que escuchar al abogado de Manos Limpias, todo un fenómeno que equipara a los desaparecidos del franquismo con los muertos del 2 de Mayo. Este leguyelo forma parte de esos grupúsculos que siguen negando el carácter totalitario del Régimen de Franco, que reniegan de cualquier veleidad fascistoide en la España Nacional. Incluso hay revisionistas que niegan la existencia de un régimen nacionalcatolicista. Curioso. En el mismo archivo familiar del que rescatamos el listado cómico de películas inspiradas en el racionamiento, nos topamos con una carta privada, fechada en 1940. Es una misiva que una monja gallega envía a su familia. El documento, privado, aparece presidido por esa famosa imagen que campeó a sus anchas por las villas y ciudades de España: Saludo a Franco: ¡Arriba España! Lo curioso es que estamos hablando de papel timbrado utilizado por una comunidad monástica de Sevilla. Si esto no es nacionalcatolicismo, que baje Dios y lo vea.

9 comentarios:

AGR dijo...

A ver lo que tardan en los juzgados en sacar del armario ese tampón tan chulo para sellar las sentencias. Empezando por la que inhabilita al juez Baltasar Garzón.

SP7 dijo...

A mi me parece bien que se inhabilite a ese personaje. Porque nadie habla de Paracuellos y de Carrillo que estará en su casa tan agusto. Es más sencillo hablar de lo que ocurrió durante la época que dirigió Franco. Ojo no estoy de acuerdo con lo que hizo, de hecho 2 de mis abuelos eran de la CNT y estuvieron mucho tiempo en la carcel y a punto de ser fusilados, pero mi opinión es que o todos o ninguno, tanto unos como otros hicieron tremendas atrocidades pero con estas cosas parece que solo eran malos los nacionales y los republicanos eran unos pobrecitos. Todos los que penseis eso estais muy equivocados, sería conveniente que quien piense eso estudiase un poquito de historia antes de hablar.

El Ayán dijo...

Estimado CR7, efectivamente hemos estudiado un poquito de historia (sólo un poco tampoco te vayas a pensar) antes de hablar, y por eso sabemos de buena tinta que enunciados como éste que nos regalas de "todos o ninguno" es la base de todo régimen totalitario.

SP7 dijo...

Efectivamente estoy de acuerdo contigo en que como sea con lo que nos enseñan en las clases más bien sabemos poquito, pero aún así yo creo que es un punto en el que es meterse con todo lo que se encuentre vinculado al bando franquista. Se podrían enumerar un gran número de cosas que se deberían criticar del gobierno republicano y reconocer otro gran número de cosas que tenemos gracias al regimen franquista, pero todo esto nunca se reconoce. No crees??

AGR dijo...

No es cierto realmente que no se hable de Paracuellos y Carrillo. Sí que se habla, y no sólo por parte de los investigadores de ultraderecha. Paul Preston y Jorge M. Reverte, por ejemplo, le dedican muchas páginas y no precisamente de elogio o exculpación. Al contrario que la bibliografía pro-franquista respecto a las atrocidades de los sublevados, la historiografía calificada "de izquierdas" (que incluye a la mayoría de los historiadores, si te fías de Vidal o Moa) no trata ni de justificar los crímenes cometidos en territorio controlado por la República ni de restarles importancia. Al menos la historiografía seria.
¿Hizo algo bueno el franquismo? No creo que sea buena idea buscar qué es lo que tienen de positivo las dictaduras. Por supuesto, "algo bueno" siempre hacen, aunque sea por casualidad, pero un régimen democrático puede hacer eso mismo (¡y mucho más!), sin necesidad de exterminar a la población ni encarcelar a los que disienten.

SP7 dijo...

Estoy de acuerdo contigo en lo del final, no apoyo para nada una dictadura, perfectamente lo que pudo hacer lo podría hacer un gobierno democrático perfectamente, y ojala nunca más tengamos una dictadura y se mantenga el sistema democrático en el que los ciudadanos decidan lo que quieren para su país. Pero una pregunta, durante la Republica realmente existía una democracia?? A mi personalmente me parece que no se diferencia ese periodo tampoco mucho del de la dictadura. Sin ir más lejos si salian elegidos grupos de izquierdas todo iba perfecto, pero en cuanto salieron los de derechas no pudieron ocupar el poder porque sino habían altercados, que yo sepa eso tampoco es democracia no??

GERIÓN dijo...

Me sorprenden unos planteamientos tan simples y superficiales por parte de un estudiante de Historia.

La Segunda República Española, a pesar de su corta duración en el tiempo, es uno de los periodos más complejos y convulsos de la Historia de España, y merece análisis y estudios más serios y rigurosos, intentando no caer en los pobres y estériles discursos de “buenos y malos”, “mejores y peores”, “todos fueron iguales”, etc. Unos discursos demasiado exprimidos y manoseados y que no conducen a nada realmente útil, positivo y constructivo.

El régimen republicano supuso un último intento de convivencia en un país que, desde hacía más de un siglo, naufragaba en una deriva absoluta. La República heredó todos los problemas que la habían precedido y generó otros nuevos. Intentó buscar fórmulas para resolverlos. Evidentemente, no lo consiguió, y el país se sumergió en la peor guerra civil de toda su historia (y ha habido muchas).

Poder entender como toda una sociedad se ve abocada a una guerra civil de las características de la del 36, requiere una reflexión mucho más amplia y profunda que la que puede permitir la estrecha perspectiva de “izquierdas” y “derechas”. Empero, al hilo de tus argumentaciones, me gustaría hacer algunas reflexiones:

No es cierto que la derecha no pudiera ejercer el gobierno, lo ejerció. Y sí, es verdad que sectores de lo que tú denominas izquierdas desarrollaron actividades que no eran democráticas, pero es que, no toda la izquierda era partidaria del régimen republicano ni de la democracia parlamentaria (independientemente del gobierno que saliera elegido en las urnas). De hecho, importantes sectores de la clase obrera hacía mucho tiempo que perseguían otros objetivos que poco tenían que ver con una republica burguesa (fuera ésta de derechas o de izquierdas). Pero además, las derechas tampoco perdieron ocasión de romper las reglas de juego cuando lo consideraron oportuno y se sintieron con fuerzas para hacerlo (un único ejemplo: el golpe de Sanjurjo en 1932).

Suma a todo esto, el papel del Ejército, el papel de la Iglesia, el contexto internacional, el auge de los fascismos, y el incipiente movimiento revolucionario en el seno de la clase obrera, por señalar solo algunos elemntos que creo imprescindibles para intentar situarnos en la época.

Y para terminar, que me estoy enrollando mucho y el espacio del blog es limitado. No es verdad que solo se reconozcan los aspectos negativos del Franquismo y se pasen por alto los aspectos negativos de la República. Esa argumentación cae por su propio peso solo con acercarse a una biblioteca. Al menos, eso sí, que en ella solo consultemos ciertos libros y ciertos autores.

Un saludo.

AGR dijo...

Gracias, Gerión. Iba a hacer un comentario en esa línea pero ya has hecho tú las aclaraciones pertinentes y con sobrada elocuencia.

SP7 dijo...

GERION estoy completamente de acuerdo contigo en todo lo que dices, al igual que aquellas personas que al hablar de republicanos se refieren unicamente a personas de izquierdas y excluyen a los de derechas, englobandolos a todos en un mismo saco, estoy completamente de acuerdo.
Yo lo que opino simplemente viene con lo último que expones, no creo que realmente la bibliografía sea imparcial, al menos yo no la he encontrado, existe una que habla de que fue lo peor que pudo existir y otra que lo ensalza, desde mi punto de vista no deberia ser válido ni una cosa ni la otra, deberían existir obras objetivas y esto es labor de los propios historiadores.
Estoy de acuerdo en que la situación de los años 30 se encontraba muy marcado por la sociedad, en un lado por los militares y la fuerte presion de la Iglesia, unido a la aparición del fascismo, y por el otro lado con la aparición de grupos "extremistas" dentro de movimientos socialistas y anarquistas, pero no sería justo englobar a todos en uno de estas 2 posiciones.
Un saludo.