viernes, 3 de octubre de 2014

Endavant

Trabajos de excavación en una de las chabolas del campamento.
Seguimos adelante con nuestro trabajo en el campamento republicano. Cumpliendo con los parámetros marcados por la arqueología espacial funcionalista setentera, estamos en condiciones de abordar las escalas micro, semi-micro y macro. A nivel microespacial estamos excavando el interior de cada una de las chabolas, definiendo áreas de actividad. Así, por ejemplo, en la chabola 02 hemos documentado hasta tres estructuras de combustión. Entre ellas destaca un hogar central excavado en la roca. En su interior registramos restos de madera carbonizada, probablemente trozos de viga, ya que todavía se conservan los clavos originales. Unas tejas servían de base para cocinar. Entre los restos metálicos conservados recuperamos dos tapas de latas y un casquillo percutido.
Estructura de combustión en la chabola 02.

A escala semi-micro hemos empezado la recogida de datos en campo con GPS para elaborar una planimetría de detalle de todo el campamento. A escala macro seguimos avanzando en los trabajos de prospección para elaborar mapas como los que ya habéis visto en el caso de Mediana (Zaragoza).

Entre los hallazgos del día cabe destacar una pieza con la que ya estamos familiarizados, ya que nos ha aparecido en otras ocasiones en estas tierras alcarreñas. De Catalunya no sólo llegaban aquí productos farmacéuticos, también vinieron soldados dispuestos y/o obligados a luchar por la IIª República española. Uno de ellos fue Buenaventura Leris (1913-2013), un barcelonés dotado para la música que destacó en el Conservatorio de la Ciudad Condal. Virtuoso del saxofón pasó a formar parte en los años 30 de dos bandas de jazz de reconocido prestigio, primero los Speaker’s Jazz y luego la Llobell. Conductor de profesión y afiliado a la UGT ingresa en el Ejército Popular y se marcha a la Alcarria con la Brigada Mixta 138, en junio de 1937. Conocimos su historia gracias a los creadores del Museo Espacios Históricos de Abánades. En esos años de guerra nuestro saxofonista participaba en recitales y homenajes en Madrid y Guadalajara, en donde siempre triunfaba entre los soldados catalanes el tema “Catalans a l’Alcarria”, en el que se establecía una relación directa entre la lucha contra los Borbones en la batalla de Brihuega (1710) y la lucha contra el fascismo en la batalla de Guadalajara (1937).

Grupo de soldados de la Brigada Mixta 138 (Museo Espacios Históricos de Abánades).

La arqueología de la Guerra Civil Española nos recuerda que la memoria de la tierra llega al presente, que los problemas políticos de la década de 1930 están vivos y coleando en 2014. En 1938 gran parte de la población catalana defendía firmemente el régimen democrático que reconoció su derecho a la autonomía. La derrota de 1939 tuvo consecuencias por todos conocidas. En la actualidad, el Reino de España parece que no cuenta con muchos adeptos en el Parlamento catalán. Lecciones de la historia, de un pasado que, en muchos casos, no interesa desenterrar.



Botón de Catalunya que hemos recuperado hoy en el depósito de relleno de una de las chabolas.