viernes, 26 de diciembre de 2014

Exhumando una provincia

Defensa del póster en Gasteiz at war.
 
Siguiendo con la provincia de Burgos, Juan MONTERO GUTIÉRREZ, Paula ALBERDI DÍEZ; Sandra ALBO BASURTO y Natalia GARCÍA REDONDO presentaron en Gasteiz at war el póster Doy Fe: la represión franquista en Burgos a la luz de las exhumaciones.
 
LAS VÍCTIMAS Desechados los tópicos de las rencillas y envidias locales (malos quereres), las acciones represivas fueron dirigidas, principalmente, contra los afiliados de organizaciones políticas y sindicales de izquierdas (Frente Popular). Aunque también se extendió a aquellos otros que fueron tachados de rojos entre los obreros, jornaleros, ferroviarios, maestros, periodistas, funcionarios, etc.
LOS PERPETRADORES Los responsables de las ejecuciones fueron, en su mayoría, falangistas, carlistas y albiñanistas, además de guardia civiles y militares que contaron con la complicidad de curas y derechistas locales para la delación y elaboración de listas negras.
TOPOGRAFÍA DEL TERROR Gracias a la labor conjunta de asociaciones memorialistas (Coordinadora por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos, Asociación En Medio de Abril, Merindades en la Memoria y Asociación por la Memoria Histórica de Miranda de Ebro), agrupaciones de familiares de víctimas (de Valdenoceda y la Pedraja) y equipos científicos de las universidades de Burgos, País Vasco, Autónoma y Complutense de Madrid, y de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, se han recuperado en la provincia de Burgos los restos de 902 víctimas en 42 fosas comunes excavadas entre 2002 y 2014.  
Parajes como los Montes de Estépar, La Pedraja, La Andaya, Alto la Venta, Costaján, La Lobera, La Casilla y La Legua se convirtieron en los principales escenarios de ejecuciones masivas contabilizando casi el 80% de las víctimas. En cambio, otros muchos lugares acogerían enterramientos clandestinos, si bien de menor tamaño, habiendo desde fosas individuales hasta colectivas con más de una docena de cuerpos.  Unas y otras, ubicadas en las proximidades de localidades pequeñas, buscaban amedrentar a la población civil infundiendo terror mediante el impacto de la visualización de los cuerpos de las víctimas asesinadas.  
CENTROS DE CONFINAMIENTO A lo largo de los primeros meses de la guerra cientos de burga- leses fueron detenidos y confinados en los penales de la capital (Prisión Central y Provincial), así como en multitud de cárceles habilitadas en las principales localidades de la provincia (Aranda, Espinosa, Salas, Sedano, Villarcayo, etc). A medida que avanzó la contienda se crearon varios campos de concentración (Aranda, Lerma, Miranda de Ebro, San Pedro de Cardeña y Valdenoceda) que acogieron a combatientes republicanos y brigadistas capturados en los frentes caídos.


Dando fe bajo la atenta mirada de la niña Isabel II.
 
EXHUMANDO UNA PROVINCIA  Las exhumaciones forman parte del derecho básico de verdad, justicia y reparación que asiste a toda víctima. Para ello se requiere la participación de Equipos Interdisciplinares (arqueólogos, forenses, antropólogos sociales e historiadores) que atiendan las diversas dimensiones que rodean las fosas (gestión emocional, social, política, patrimonial y judicial), valiéndose para ello del registro material y etnohistórico (testimonios y documentos de archivos civiles y militares).
LAS CIFRAS La represión franquista se estima que produjo a lo largo de toda la Guerra Civil cerca de 150.000 víctimas, alcanzando la cifra de 2.500 en la provincia de Burgos. De ahí que se tilde de exterminio.
‘TESTIGOS “Doy fe… un año de actuación en la España Nacional” (1937): la obra de quien fuera secretario judicial de Burgos en julio de 1936, Antonio Ruiz Vilaplana (1905- 1973), constituye un testimonio fundamental de la represión cometida por los golpistas en tierras burgalesas.

 

3 comentarios:

jose luis Pedrero dijo...

Bueno, bueno. Me gustaría obtener una respuesta si es posible: Este espacio ¿se titula "Arqueología de la Guerra Civil Española" o más bien, "Arqueología Republicana/Rojo/separatista/Anarquista de la Guerra Civil Española"? Todo el día hablando/escribiendo de la gigantesca represión Nacional pero, ¿se ha parado Vd. a pensar qué clase de represión hubieran perpretado los izquierdosos en el (imposible)caso de haber ganado la guerra? A mí se me ponen los pelos de punta con sólo pensarlo. Si en medio de la guerra fueron capaces de dar matarile a miles de personas que no comulgaban con sus "ideas", ¿qué hubieran hecho si hubieran sido los triunfadores? "Paz, piedad, perdón" decía el inefable, pero lo decía cuando le constaba que la guerra estaba perdida y si le echaban mano iría derechito al garrote. Enfin, Serafín, sigan Vds. con sus excavaciones (para algunos muy lucrativas) pero sería deseable desmontar un tanto la tramoya. Sin más.

¡ A NOI ¡

Gonzalez-Ruibal dijo...

1) La arqueología excava lo que hay, no lo que podría haber habido. No podemos exhumar las fosas comunes que supuestamente habrían llenado los republicanos de haber ganado la guerra.
2) Puede que alguien se lucre con la arqueología de la Guerra Civil, pero la mayor parte de quienes la practicamos dedicamos miles de horas y parte de nuestros sueldos a llevarla a cabo.
3) Efectivamente, hacemos arqueología rojo-separatista-anarquista (y judeo-masónica), pero no nos cabía todo eso en el título del blog. Disculpe por la confusión.

jose luis Pedrero dijo...

Efectivamente, la arqueología excava lo que hay pero también podían excavar la situación de Tartessos. ¿No cree Vd. que hay un poco/bastante de obsesión en excavar y/o remover la Guerra Civil?¿¿ No es un poco/bastante obsesivo? ¿Son Vds. de los que quieren hacer perder la guerra al Caudillo? De todos es sabido que si no fuera por los cientos de miles de alemanes, italianos y moros que le ayudaron Franco no habría ganado la guerra ni de coña marinera pues no tenía al "pueblo" de su parte y solo contaba con mercenarios, curas y banqueros.

Respecto a lo lucrativo del tema, Vd. sabe mejor que yo que hay gente que ha hecho del asunto su modus vivendi.

Lo de judeo-masónica no lo había contemplado pero me da que está Vd. en lo cierto.

Encantado con ésta amena conversación.

Atentos saludos