martes, 16 de diciembre de 2014

¿Qué pasa cuando la administración interviene?


Helena Calvo, Laia Gallego, Judith Romero y Queralt Solé, de la Universitat de Barcelona, han presentado en Gasteiz at War un interesante póster en el que analizan el impacto social y científico de las actuaciones promovidas por la Administración catalana en los espacios patrimoniales vinculados a la guerra civil española. Los miembros del equipo que edita este blog conocemos bien el caso catalán y lo hemos sufrido con la exhumación del famoso soldado Charlie en La Fatarella en septiembre de 2011.
Como señalan las autoras, en Catalunya, la Generalitat excavó dos fosas comunes en Prats de Lluçanès y Gurb (Barcelona) como prueba piloto para elaborar una reglamentación a la que se tendrían que acoger aquellos particulares o entidades que quisieran llevar a cabo una exhumación. De esta experiencia surgió un bloque normativo destinado a la reglamentación de las intervenciones en fosas, el Decreto 111/2010, de 31 de agosto, por el que se desarrolla reglamentariamente la ley 10/2009, de 30 de junio, y la resolución IRP/4072/2010, de 15 de diciembre, por la que se aprueban los protocolos de aplicación en las actuaciones previstas en la Ley: recogida de restos en superficie, actuaciones para la apertura de fosas comunes y actuaciones para la dignificación de las fosas. 
No obstante, han pasado los años y la situación ha cambiado sustancialmente. La reglamentación se llevó a cabo, pero nunca fue acompañada de la promoción necesaria para que arrancase definitivamente el proceso de recuperación de la dignidad de todas las víctimas, aquellas que fueron asesinadas y las que aún sufren las consecuencias. En cualquier caso, debemos admitir que esta experiencia ha servido para que la administración realice acuerdos con otras entidades, asumiendo la contratación, la normativa, el control y el presupuesto necesario.

Asistentes de Gasteiz at War escuchando la presentación de los pósters,
bajo la atenta mirada de Isabel II, entre otros y otras.