martes, 4 de agosto de 2015

Santander 1936

Felipe Criado en su estudio de Mera pintando Refugios, bombas y miedo (2009).
 
Memoria, trauma, pintura y guerra civil española. En dos entradas de este nuestro blog mostraremos el papel testimonial de dos artistas que vivieron de primera mano el conflicto. Empezamos con Felipe Criado (Xixón 1928-A Coruña 2013), un pintor clásico que rompió los moldes de su estilo en sus últimos cuadros. En el año 2009, poco antes de morir quiso reflejar en la serie Santander, el recuerdo personal de un hecho trumático que vivió como víctima: el bombardeo de la ciudad de Santander el 27 de diciembre de 1936 a cargo de la Legión Cóndor. Una mezcla de expresionismo, espíritu goyesco y sentimiento proustiano. El artista ya habia plasmado su recuerdo en el discurso de ingreso en la Real Academia Galega da Nosa Señora do Rosario en 1996:
 
Y fue por el aire, un hermoso día de sol a las dos de la tarde, el veintisiete de diciembre de mil novecientos treinta y seis. Dieciocho Junkers llegaron por el aire como cisnes negros, en formación de V. El niño y Carlos, su hermano, los miraban ilusionados, recortados en el profundo azul y pensaban: "Son nuestros". pero no lo eran. Retumbaron encadenadas las bombas, antes de que sonara ninguna sirena de peligro y el cielo azul se hizo negro de polvo y metralla. Todo fue sorpresa, temor, confusión y fuego. Un día ciertamente triste y nuevo. Yo no sabía lo que era la guerra y lo aprendí todo en un momento: ileso y aterrado, aplastado contra el suelo, lo vi en los ojos abiertos de los muertos.
 
Fotografía de Santi Alvite.
  
En sus dibujos, Felipe Criado muestra la antevíspera del comienzo de la guerra civil española, retratando las fiestas marineras del Carmen en la bahía de Santander el 16 dde julio de 1936. Él aparece a hombros de su padre, disfrutando del ambiente festivo. Después llegó la guerra. En la secuencia de estampas vemos el ambiente bélico, el buque mercante Alfonso Pérez habilitado como prisión de derechistas. Los efectos de los bombardeos en la ciudad. La llegada de los "liberadores" en agosto de 1937. Los italianos encaramados en sus vehículos FIAT y sus características tanquetas. El pueblo atemorizado brazo en alto...
Felipe Criado no sólo se acuerda de la muerte desatada por la aviación nazi al servicio de Franco. También se hizo eco de las represalias. Los republicanos liquidaron a unos 200 derechistas recluidos en el buque-prisión Alfnso Pérez, siguiendo una tónica de acción-reacción que se dio en todo el Norte, desde Donostia a Gijón. Aquel niño todavía recordaba en 2009 las ráfagas de las ametralladoras resonando en la bahía.
Todo un ejercicio de Arqueología de la memoria. Casualmente o no, Felipe Criado es el padre de otro Felipe Criado, el arqueólogo que dirige el Instituto de Ciencias del Patrimonio (CSIC) de Santiago de Compostela, institución que da cobertura a este blog y a toda una línea de investigación en Arqueología de la guerra civil española.
 
Podéis ver la obra del pintor Felipe Criado en el Museo Povincial de Lugo hasta el 30 de agosto de 2015.