lunes, 31 de agosto de 2015

Seminario de Arqueología de Campo


Puesto de tirador y trinchera sobre el Seminario Menor.
 
En 1726 el arzobispo Pérez de Araciel fundó un Seminario sacerdotal en la ermita de Nuestra Señora de los Desamparados de Belchite. Este Seminario de Sacerdotes Seculares Misionistas de la Virgen de Desamparados caería pronto en el abandono. Posteriormente, otro arzobispo de la sede zaragozana, Manuel García Gil (El Santo Gallego), rehabilitó el antiguo edificio como Seminario Menor (1866). Y no sólo eso. En un ataque de evergetismo divino también terminó e inauguró la basílica del Pilar de Zaragoza. Entre 1877 y 1887 la orden dominica se hizo cargo del centro. Desde 1913 lo regentaron los Operarios Diocesanos. En 1927 se llegó a levantar un trasunto de cueva de Lourdes a la que acudían fieles de toda la comarca. En las fotografías de los años 20 y comienzos de los 30 los seminaristas paseaban por los jardines absortos en sus lecturas de novicios.
Tramo de trinchera en fase de limpieza.

Diez años después las balas, las granadas de mortero y las bombas de mano se encargaron de convertir aquello en un auténtico Infierno en la Tierra. Tras su destrucción por la guerra en 1937 el seminario es trasladado a Alcorisa (Teruel).
Un espacio creado para la formación teológica se ha convertido coyunturalmente en un Seminario de Arqueología de Campo (laico y científico) para estudiantes universitarios en el marco de nuestro proyecto arqueológico sobre las Brigadas Internacionales. Hoy hemos empezado a trabajar en la zona. Ante el peligro de desprendimientos y la cantidad ingente de cascotes que cubre las ruinas del Seminario hemos decidido comenzar por los adelaños del edificio. En una loma amesetada desde la que se denomina el Seminario los requetés excavaron una trinchera a modo de cinturón defensivo. Con la posición del cementerio, el Tercio de Almogávares protegía este flanco de Belchite. Sin embargo el empuje republicano les hizo replegarse al Seminario. La Historia tiene estas cosas. Los tradicionalistas católicos acabaron defendiendo sus ideas en el Templo del Señor. En el Seminario se materializó como en ningún otro lado el ideal de la Santa Cruzada defendida por el Papa. La dictadura franquista nacionalcatólica explotaría sin límites esta sacrosanta coincidencia.
Nido de ametralladoras republicano sobre el Seminario Menor.
Los Guardias de Asalto ocuparon rápidamente esta trinchera, desde donde dispararon día y noche frenéticamente a los defensores del edificio. Tres puestos de tirador comunicados por esta trinchera y un nido de ametralladoras se convirtieron en enclaves cruciales para masacrar a los requetés que allí resistían. Hoy hemos limpiado de vegetación estas estructuras con las alumnas Laia y Clàudia (Universitat de Barcelona) y el alumno Raúl (Euskal Herriko Unibertsitatea). Los tres cuentan con experiencia en estas lides, ya que han trabajado en la exhumación de fosas comunes y en proyectos similares al nuestro en escenarios de la batalla del Ebro. Mañana seguiremos con los refuerzos que, nuevamente, nos vienen de Escocia, Gales, Inglaterra y Estados Unidos. Para algo nos dedicamos a la Arqueología de las Brigadas Internacionales.
Clase de Topografía en  la trinchera.