sábado, 8 de julio de 2017

Mundos rotos

 
 
   
En la superficie de la colina del Clínico hay un mundo roto. O varios mundos. Algunos destruidos por la guerra, otros por razones que ignoramos. Mundos remotos y mundos cercanos. Cerámicas a mano de la Edad del Bronce, vajilla vidriada bajomedieval. Loza del siglo XIX e inicios del XX, vasos de cristal tallado, azulejos, baldosas. 

La materialidad de cada mundo tiene su densidad y sus cualidades. Las ciudades bombardeadas en España dejan ruinas polícromas. Recuerdo la prospección de Belchite: el suelo, lleno de cerámica y vidrio, parecía un mosaico. También la colina del Clínico. 

Entre el color de la vida civil destruida nos encontramos los artefactos de la destrucción: balas y metralla. Cuerpos extraños que cambiaron la historia y el paisaje para siempre.

¿Podemos decir algo de estos mundos fragmentados? Quizá no podemos. O no con el lenguaje de la historia. Pero las palabras, como recuerda el poeta argentino Ricardo Pochtar, no son todo: 

   Si de un tiempo 
   a esta parte
   las palabras
   nos evitan
   si solo se fían
   de las cosas
   ¿por qué
   insistimos?
   ¿por qué no
   hablamos
   sin palabras?

Las cosas rotas en la colina del Clínico también nos hablan sin palabras.

3 comentarios:

Olleriense dijo...

Podrías indicar donde está la Colina del Clínico para los que ignoramos su paradero.

Gonzalez-Ruibal dijo...

Está en la Ciudad Universitaria de Madrid. En la parte superior derecha del blog puedes ver un mapa con la situación precisa.

Oscar Rodriguez dijo...

Increíble para cualquier paseante distraído por ese lugar árido y achicharrado, nunca mejor dicho.