domingo, 28 de septiembre de 2014

Mapas del campo de batalla


La gran cantidad de datos que registramos durante nuestro trabajo de campo hace necesario el empleo de herramientas informáticas que nos ayuden a gestionar y visualizar la información. Los programas de SIG (sistemas de información geográfica), por ejemplo, generan mapas con los que podemos interpretar más fácilmente los paisajes de conflicto.

Durante las prospecciones de la tierra de nadie en Mediana documentos cerca de 650 objetos. Al procesarlos con SIG se comienzan a ver patrones interesantes. 

En el mapa superior se puede observar la distribución de cráteres producidos por granadas artilleras (círculos naranjas) y elementos de metralla (puntos).  

La zona 1 se corresponde con un ataque de artillería pesada republicana sobre el parapeto franquista. La zona 2 es otro ataque republicano a los parapetos enemigos, pero en este caso con morteros. La zona 3, que está en plena tierra de nadie, la interpretamos en cambio como un ataque franquista de mortero sobre un grupo de soldados republicanos que se acercaba a las posiciones sublevadas. La zona 4 es una serie de cráteres en un espolón cercano a las trincheras leales en el cual se estableció un puesto de tirador o de escucha (o ambas cosas). El bombardeo en este caso tenía como objetivo eliminar este puesto. Finalmente, la zona 5 identifica un cañonazo fallido sobre un nido de ametralladoras del Ejército Popular. 


Una sola categoría de objetos no nos permite, lógicamente, comprender la dinámica de los combates. Según vamos añadiendo elementos, vamos comprendiendo mejor lo que pasó en este sector. En este otro mapa se ha representado la densidad de balas soviéticas de 7,62 mm y la localización de los casquillos disparados. Una vez más, tenemos distintas áreas que reflejan varios eventos bélicos. Las zonas 1 y 2 nos indican dos puntos en los que los republicanos consiguieron asaltar las trincheras contrarias, pues las vainas de Mosin se concentran en puntos específicos de los parapetos. Para llegar hasta las trincheras siguieron un espolón que les sirvió de cobertura (zona 3), desde el cual hicieron fuego sobre los sublevados. Es probable que el ataque franquista con morteros mencionado en el mapa anterior (zona 3) fuera el intento de cortar el avance republicano. Las balas nos indican tanto las zonas sobre las que los del Ejército Popular hacía fuego de cobertura para proteger a su infantería mientras llevaba a cabo el golpe de mano, como los tiroteos habituales en frentes estables. En los parapetos republicanos, el tiroteo se concentra nuevamente sobre el nido de ametralladora. 

Un mapa de visibilidades complementa los anteriores. Abajo podéis ver lo que veían los republicanos desde el nido de ametralladoras. Como se puede apreciar, las trincheras franquistas (línea azul) entraban completamente dentro de la zona de visión de los republicanos (mancha verde). La totalidad de las balas soviéticas aparecen dentro de esta zona de visión. 


Pese al carácter ambiguo y fragmentario del registro arqueológico, el grado de precisión que ofrecen los datos materiales y su falta de sesgo no tienen parangón en los documentos de la época.

Planimetrías de Manuel Antonio Franco.