domingo, 12 de agosto de 2012

Cuadernos Rubio





Los presos se hacinan en los barracones en condiciones infrahumnas. Su supervivencia no sólo depende del metódico sistema represivo, de la llegada de avales, de la aparición de los falangistas de la zona que eligen a sus víctimas, guiados por listas de la muerte, con nombres y apellidos. Su supervivencia también depende del apoyo familiar, una suerte que no correrán aquellos procedentes de otras zonas de la España republicana, como los presos levantinos. El contacto con el exterior es fundamental para recibir ropa, enseres o noticias de los seres queridos. Nuestra prospección ha aportado evidencias materiales de esta desesperante situación. Hemos localizado dos placas de cinc, con nombres y apellidos, con remites a modo de acuse de recibo. Aparecen nombres de mujeres, encargadas de hacer llegar a los hombres de los barracones esta ayuda fundamental para su salud física y mental. El historiador Antonio López recogió hace tiempo un par de estas placas; en una de ellas se puede leer perfectamente ENTREGUE A. Las dos nuevas placas que hemos encontrado no dejan lugar a dudas:

Placa 1:
Anverso: Rte. Antonio Rubio, Barracón nº 53
Reverso: Nati Rubio de Abertura (Cáceres)

Placa 2.
Anverso: María Fdez López del Helechal.