miércoles, 8 de agosto de 2012

Marzo de 1939

Con precisión de historiador o reportero de guerra, Trevisani nos muestra esta fase terminal del conflicto, con un Ejército sobrado. Las poses bélicas de los compañeros de armas al pie de la pieza de artillería se repiten en los testimonios fotográficos de aquellos soldados que se fueron con su cámara al frente.


El fin de la guerra lleva a este soldado vencedor a entrar en Madrid tan pronto como coge un permiso, y se retrata en las ruinas de la Ciudad Universitaria, con cierto sarcasmo. No pasarán! Y pasamos, parece decirnos.