sábado, 18 de agosto de 2012

Esperanza



Los falangistas asesinaron vilmente una tarde de agosto a la madre de Aurora cuando ésta tenía dos años. Su cuerpo fue expuesto al pie de la tapia del cementerio de Castuera durante días para escarnio público y aviso a navegantes.Todos los días, temprano, Aurora visita el cementerio. Está empeñada en preservar la memoria de su madre. Lucha contra el olvido y deposita de cuando en vez unas flores en recuerdo de quien le dio la vida. Aurora vino a la charla de anteayer y nos contó sus recuerdos de infancia, cuando en casa acogían a una señora y sus hijos que venían de lejos para ayudar a su marido preso en el campo de concentración de Castuera. Aurora quiere encontrar a su madre antes de morir y si no es posible, al menos, recuperar a otros de los nuestros. Con serenidad mira fijamente a la pala excavadora con un atisbo de esperanza. Antes de marcharse el viento recoge de sus labios una frase lapidaria, definitiva, demoledora: ¿Cuánto tiempo tenemos que esperar más para encontralos?
La Arqueología en la que creemos consiste precisamente en esto, en recuperar el tiempo perdido.

Tenéis una crónica de la conferencia de anteayer en este enlace del Diario Hoy:
http://www.hoycastuera.es/actualidad/2012-08-17/amecadec-csic-inician-ciclo-conferencias-2241.html