martes, 14 de agosto de 2012

Destrucción de patrimonio


El pasado jueves decidimos hacer una visita al frente de Lillo, donde, como ya sabeis, el año pasado realizamos una campaña de excavación y prospescción. Nuestra sorpresa fue cuando subimos a la cima de Castiltejón y pudimos observar como en el lugar conocido como Las Fuentes habían colocado una torreta eléctrica, y según parecía cortaba varios tramos de trinchera. Cuando nos hacercamos al lugar pudimos confirmar nuestras sospechas: las trincheras habían sido colmatadas y cortadas.
Lo sorprendente es que estas posiciones están localizadas en la red en páginas como la de Frente Norte. Del mismo modo en nuestro informe estaba localizado el lugar con punto GPS, descripción y parcela. Este informe estaba depositado en la Junta de Castilla y León desde finales del año pasado y colgado en la red de acceso gratuíto. Además, las estructuras son perfectamente visibles, ya que se conserva una profundidad de 30-40 cm en las trincheras, por lo que en la prospección que se suele realizar en este tipo de obras.
Lo más indignante es que para poder realizar nuestra intervención fue necesario predir un montón de permisos, presentar informes... y todo para que después no te tengan en consideración. Esta obra tiene un presupuesto de 6 millones de Euros, por lo que creo que no es demasiado pedir que se realice una topografía del lugar y una excavación arqueológica de la zona afectada.
La desaparición de restos no catalogados puede ser comprensible (por supuesto no defendible y bo justificable), pero la destrucción de restos catalogados....
Esperemos que no vuelva a ocurrir y se pueda subsanar el error.