viernes, 24 de agosto de 2012

Represión y exhumación en Puebla de Alcocer


Entre las campañas de este verano, el pasado 2 de julio dio inicio en Puebla de Alcocer (Badajoz) el proyecto de excavación y exhumación de dos fosas comunes del Franquismo, donde debían localizarse aproximadamente 39 hombres fusilados por las tropas Franquistas en el mes de mayo de 1939. Esta excavación ha sido promovida por la Agrupación de Familiares de las Victimas de la represión en Puebla de Alcocer con un proyecto financiado por el Ministerio de Presidencia, coordinado por el Proyecto para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura (PREMHEX) y dirigido por Laura Muñoz Encinar.

Tras un mes y 18 días de trabajo y dedicación, hemos finalizado este proyecto con unos resultados abrumadores en cuanto al conocimiento de la represión en Puebla de Alcocer y las localidades cercanas. 

Los cuerpos de las personas ejecutadas en el mes de mayo en Puebla de Alcocer se hallaban en dos trincheras republicanas que sirvieron, tras la finalización de la Guerra, como fosas comunes. En estas trincheras fueron arrojados, en diferentes zonas correspondientes con distintas sacas provenientes de la cárcel, los cuerpos de las personas más significadas de la localidad que habían apoyado la república y luchado por sus ideas hasta la finalización del conflicto armado.

 Trinchera 1 tras haber concluido la exhumación. Al tratarse de una trinchera de comunicación en un frente con baja actividad, no localizamos ningún elemento asociado al periodo de guerra.

Ante nuestra sorpresa y la de todos los vecinos del entorno, ambas trincheras contenían muchos más cuerpos de los que se esperaba y, como era previsible, el proceso represivo que sufrieron nada tiene que ver con lo que en el Registro Civil se inscribió ya en los años 40.

En la Trinchera 1, excavada en su totalidad,  hallamos un número mínimo (NMI) de 32 cuerpos. En cambio en la Trinchera 2 exhumamos un NMI de 10 personas, localizando además otras zonas de acumulación de cadáveres. Por lo tanto, el número de víctimas de ambas trincheras asciende de momento a 42 personas, quedando aún por excavar y exhumar (en próximas campañas) parte de la segunda.
En las trincheras de Los Bodegones, la materialidad más evidente de la represión Franquista se ve acompañada de multitud de objetos personales y cotidianos –como pueden ser cucharas y lápices– asociados a las personas ejecutadas y a un centro represivo como fue el convento de la Visitación más conocido por los lugareños como el convento de las Monjas de Puebla de Alcocer.

Los represaliados iban atados por las muñecas con alambre o cable y normalmente emparejados del mismo modo por encima del codo.

LME / Falqui