viernes, 14 de noviembre de 2008

TEDAX

Dos granadas de mortero en buenas manos

Esta mañana Carlos Marín y quien esto escribe hemos visitado a los TEDAX (Técnicos Especialistas en Desactivación de Explosivos) para aprender algunas cosas sobre los peligros que acechan bajo la tierra de las trincheras. Antonio y Javier, miembros de esta unidad y grandes aficionados a la historia militar, nos guiaron amablemente por el complejo mundo de las granadas de mano, granadas de mortero, proyectiles de artillería y bombas de aviación que regaron los campos de España durante la Guerra Civil. El conocimiento que reúnen ambos sobre la materia es prodigioso. Y no reúnen sólo conocimiento, sino también una extraordinaria colección de artefactos que han ido recogiendo (y desactivando) durante sus intervenciones por todo Madrid. Es extraño pensar que la ciudad en la que uno vive está repleta de bombas sin explotar de hace más de 70 años.

Algunas granadas utilizadas en la Guerra Civil y una bomba de aviación alemana (abajo) en la colección del TEDAX. La que está rodeada por una banda de tela es una granada anarquista de la FAI fabricada en Barcelona
Granadas de mano "Ferrobellum" con el palo reconstruido
Nuestro interés en estos materiales es doble: por un lado nos interesa reconocer sus distintas partes (a veces de aspecto muy vulgar) por si aparecen en nuestras prospecciones y excavaciones: no queremos descartar materiales arqueológicos interesantes. Por otro lado, nos preocupa el grado de peligrosidad que ofrecen estos elementos. Naturalmente, si aparece un proyectil de artillería entero lo reconocemos y salimos corriendo, pero hay muchas partes de proyectiles y granadas que son peligrosas y que no son tan fáciles de identificar. Además, algunos artefactos explosivos, incluso cuando están enteros, no dan mucho miedo:

Granadas italianas Breda. Parece una colección de tupperware pero son muy peligrosas

Naturalmente, Marín y yo no nos hemos quedado con más del 5% de la información que nos han proporcionado. Con lo que sí nos hemos quedado es con los contactos de Antonio y Javier. Y con la seguridad de que si aparece algo que explote vendrán a salvarnos, así que aprovechamos esta entrada del blog para agradecer sus lecciones y su colaboración.