martes, 4 de septiembre de 2012

The unforgettable fire


Los reporteros de guerra saben que cuando el enemigo te ofrece tabaco algo siniestro va a ocurrir. Como en ese episodio cierto de Hermanos de sangre en el que un soldado estadounidense, tras el desembarco de Normandía ofrece pitillos a soldados alemanes hechos prisioneros. Tras las caladas de rigor, los acribilla sin piedad.
En la fosa 6.1 aparecen varios mecheros, una boquilla y un zipo en perfecto estado de conservación. Tenemos que imaginar el humo de los últimos (sí, los últimos) pitillos como paso previo al fuego, la pólvora y el humo de la muerte. Varias balas de arma corta de nueve milímetros aparecen dentro de los cráneos de los ejecutados.

El tiro de gracia.

El fuego inolvidable.