martes, 7 de septiembre de 2010

Suelo de trinchera

En algunos sitios hemos alcanzado ya el suelo de la trinchera. Aparecen in situ algunas balas (como la que está marcada con una flecha en la fotografía) y otros materiales. El suelo es de cascajo de caliza pisado y muy compactado, con algunos trozos de teja. Debía resbalar lo suyo cuando llovía. Con frecuencia se colocaban palés de madera cubriendo el suelo de las trincheras para facilitar el drenaje del agua y evitar el enfangamiento. Normalmente no se conservan.

Especialmente abundantes en el estrato que recubre el suelo de la trinchera son las latas, algunas muy bien conservadas. Hemos localizado ya varias de la conservera "Palacio de Oriente", ubicada en Bueu (Pontevedra) y que todavía existe.

Dos latas (una de sardinas en aceite de oliva "Palacio de Oriente) y una bala de Máuser alemán de 7.92 mm

Dos latas de atún, una con abrelatas.